BOOK (AUTHOR: LLISES FOREST)

SANTASÍNDONE DE TURÍN

LAPRUEBA HISTÓRICA, ARQUEOLÓGICA Y CIENTÍFICA DE LA RESURRECCIÓNDE JESUS DE NAZARET-

JESÚSFRAGA CID



Prólogo

Enel año 1988 tres prestigiosos laboratorios de Oxford, Zúrich yArizona (supervisión del Museo Británico de Londres) concluyeron,de manera sorprendente e inesperada, mediante el análisis delcarbono 14 realizado en trozos marginales de la Sábana Santa, que lafecha de elaboración del lienzo de Turín se situaba entre los años1.260 y 1.390 (Edad Medieval), con un grado de fiabilidad del 95 %(Nature, 1989). Fue por aquel entonces el portavoz de la Santa Sede(Vaticano), el cardenal Anastasio Ballestrero quien hizo público susresultados en una rueda de prensa, que suscitó el interés de todoslos medios de comunicación del mundo, y que enseguida dio la vueltaa todo el planeta. La expectación e impacto de la noticia fue tal,que toda la prensa mundial, sobre todo de corte sensacionalista, sehizo eco de la noticia, acaparando primeras planas en los periódicosy en los titulares de los informativos de televisión de todo elmundo, sobre todo en Occidente. Nunca una noticia de tan profundocalado había despertado tanto interés y provocaría tal revuelo. Alconocerse los resultados de la datación se produjo un estado “shock”mundial, especialmente entre los más de mil millones de católicosque hay alrededor del planeta. Dicha noticia no solo supuso un duromazazo a la sensibilidad de los creyentes, sino que hizo tambalearlos firmes cimientos de la Iglesia Católica. La Sábana Santa deTurín para los cristianos representaba la prueba histórica ycientífica de la resurrección de Jesús de Nazaret. Pero, elcarbono 14 no dio margen, al menos aparentemente, para la duda: laSábana de Turín nunca cubrió el cuerpo sin vida de Jesucristo.Muchos creyentes vieron el dictamen del carbono 14 como el derrumbede un mito, la Resurrección de Nuestro Salvador, que había sido lafuente de esperanza, alivio y consuelo durante muchos siglos. A pesarde que tradición cristiana atribuía la identidad de la Imagen delienzo de Turín a Cristo, el carbono 14 lo desmintió. Resultairónico que el propio Vaticano recusó los resultados de la pruebadel radiocarbono al considerarlos como “extraños”. En todo caso,el Vaticano aceptó finalmente los resultados del carbono 14,actuando con total neutralidad, otorgando plena libertad a loscientíficos y permitiendo, en honor a la Verdad, ulterioresinvestigaciones científicas. Igualmente, permitió la ostensión yveneración de los fieles del Santo Lienzo, apelando al valorsimbólico de la Imagen, al ser un fiel reflejo de los Evangelios,como si se tratara de un icono de Cristo.

Losresultados de la datación por radiocarbono también provocaron unaconmoción a la comunidad científica, que previamente habíademostrado su autenticidad. Sin embargo, había una cuestión defondo de enorme trascendencia que fue foco de debate científico,filosófico, religioso, mediático, académico, cultural y socialdurante más de 100 años: ¿cuál fue el mecanismo de transferenciade la Imagen en el Santo Sudario de Turín y que el C-14 no explicó?

LaSábana Santa de Turín es una tela de lino amarillento de formarectangular que mide 4, 41 metros de largo y 1, 13 de ancho, cuyopeso alcanza 1420 gramos, elaborada en forma de espina de pez, y enél aparece la impronta de un “hombre” entero desnudo, tantofrontal como dorsalmente, que sufrió el mismo martirio de la Pasión,Crucifixión, Muerte y Resurrección que Jesús de Nazaret. Los datosanatómico-forenses probaron que el “hombre” del lienzo sufriótodo tipo de torturas: en la impronta aparecen grabadas las huellasde la flagelación provocada por un objeto de tortura romano, lacorona de espinas en forma de casco, la lanzada en el costadoderecho, golpes en todo el cuerpo y en rostro, heridas en lasmuñecas, hombros y en los pies debido al rigor mortis de lacrucifixión, etc. También se encontraron huellas de dos monedasromanas datadas en el siglo I, polen de plantas desaparecidas delárea de Palestina, Mar Muerto y Jerusalén, huellas de sangre delgrupo AB, etc.

Elprimer dato histórico oficial sobre el origen de la Sábana Santadata del año 1.355 en Lirey (Francia). No obstante, se puedeatribuir una antigüedad mayor de este lienzo. Existen registroshistóricos de que la Sábana de Turín, antiguamente llamadoMandylion, estuvo expuesta para la veneración de los fieles enConstantinopla, hacia el año 944. Existen, además, crónicas,leyendas, manuscritos, testamentos, iconografías, memorandums queremontan la fecha de origen de lienzo de Turín al siglo I de nuestraera.

LaSanta Síndone de Turín es el único objeto arqueológico en elmundo en la que aparece la impronta de un “hombre” entero,frontal y dorsalmente, en negativo fotográfico y en imágenestridimensionales perfectas. Para más sangría, en la huella delSudario aparecen reflejadas estructuras internas del cuerpo, como sise tratara de una placa de rayos X.

Elinicio de estudio científico de la Sábana de Turín data de 1898,cuando el abogado y fotógrafo amateur, Secondo Pía, realizó unamuestras fotografiadas del lienzo que posteriormente saldríanreveladas en unas placas fotográficas. La sorpresa de este fotógrafofue mayúscula cuando descubrió que la Imagen del Sudario estabagrabada en negativo fotográfico y lo que descubrió en sus placasfotográficas fue el positivo, pudiendo contemplar por primera vez enla historia el verdadero autorretrato de Jesucristo. Estedescubrimiento creó un profundo revuelo en la sociedad de aquellaépoca. Desde entonces, han sido más de 100 años de investigacióncientífica con el objetivo primordial de descubrir el proceso deformación de la Imagen en la Síndone. En todo ese tiempo, la SábanaSanta se había convertido en el objeto histórico, arqueológico,religioso y a la vez científico más estudiado de toda la historiade la humanidad. Un grupo internacional multidisciplinar decientíficos ortodoxos (médicos forenses, hematólogos, patólogos,traumatólogos, internistas, físicos, arqueólogos, biofísicos,bioquímicos, fotógrafos, palinólogos, botánicos, antropólogosforenses, paleógrafos, etc.) de la Academia de Ciencias de Paris,del Centro Internacional de Sindonología, del STURP, de la NASA, delAMSTAR y de la ENEA han investigado de primera mano el lienzo deTurín llegando, por caminos separados, a la misma conclusión: nohay ninguna técnica humana posible para reproducir artificial onaturalmente la Imagen. Es más, no se conoce ningún mecanismonatural que diera lugar a la aparición de dicha Imagen con esetamaño impregnada en una tela. Por lo tanto, después de más de 100de investigación científica, sólo hay un hecho científicoirrefutable: el origen de la Imagen que aparece estampada en laSábana Santa de Turín constituye un verdadero misterio bajo elescrutinio de la ciencia oficial. Esto supuso un auténtico dilemapara todos los científicos a lo largo de muchas generaciones. Lo queestá claro es que casi todos los científicos que se involucraron eneste proyecto determinaron la autenticidad de la Sábana Santa deTurín. Esto equivale a que la Sábana Santa de Turín es del siglo Iy pudo haber cubierto el cuerpo sin vida de Jesús de Nazaret en elsepulcro.

LaSábana Santa acaparó un interés inaudito, no sólo por parte decientíficos, sino de historiadores, teólogos, filósofos,académicos, catedráticos, sociólogos, periodistas, escritores,artistas, etc. Existe una amplia bibliografía, como los demuestranla gran cantidad de publicaciones editoriales relacionadas con eselienzo. El interés por el Sudario de Turín fue tal, que más de1.000 artículos científicos fueron publicados en todo ese tiempo enque este singular objeto arqueológico fue motivo de investigación.Por otro lado, la Sábana Santa generó un interés mediático sinprecedentes en diferentes medios (prensa escrita, Internet,televisión, cine, literatura, etc.).

Enlos últimos 100 años se vino celebrando Simposios y Congresoscientíficos internacionales sobre la Sábana Santa en diferentespartes del mundo para dar a conocer los resultados de la ciencia.Como informé al principio, en 1988 la prueba de datación medianteel carbono 14 había refutado la autenticidad del manto sagrado. Sinembargo, dichos resultados fuero objeto de discusión y decontroversia científica desde un principio, siendo invalidada laprueba del carbono 14 en el Simposio Internacional de Roma. Larazones por las cuales se desestimaron los resultados delradiocarbono fue debido a que los muestras tomadas para larealización de los test por C-14 estaban altamente contaminadas poragentes bacteriológicos. Además, la Sábana Santa estuvo expuesta aaltas temperaturas debido a dos incendios que afectaron a laestructura molecular del lienzo. Por lo tanto, las contaminaciones deorigen microbiológico (bacteriano) y químico (por dos incendios quesufrió) pusieron en entredicho los resultados de la datación.Además, existe otro factor de enorme trascendencia apoyada por casitoda la comunidad científica: la radiación que emanó del cuerpodel “hombre” del lienzo cuando estaba en posición de ingravidez(paralelo a la gravedad). Este último factor sería más quesuficiente para invalidar por sí mismo la prueba isotópica delcarbono 14. Por lo tanto, las contaminaciones de origenmicrobiológico, químico y radiactivo adulteraron los resultados dedatación, siendo finalmente desestimada por la comunidad científica.Por si fuera poco, el proceso de datación incurrió en una serie deirregularidades metodológicas y protocolarias, haciendo perder todacredibilidad y valor a esa prueba. Una prueba que contradecía losresultados de otras muchas pruebas de diversas disciplinas que enconjunto se habían decantado por la autenticidad del lienzo deTurín.

Todoslos intentos humanos posibles para reproducir la Imagen de SantaSíndone con sus propiedades físico-químicas han sido un auténticofracaso. En este sentido, no existe ningún método conocido parareproducir la misma Imagen en cualquier tipo de tela. Una Imagen queplantea una cuestión teológica de fondo. Si el “hombre” delSudario es Jesús Nazaret constituiría la prueba científica ehistórica de la Resurrección. Dicha prueba científica e históricasería una auténtica amenaza global a la visión naturalista delmundo, de la cual se encuentra parapetada la ciencia oficial. Endefinitiva, eso sería ni más ni menos que una auténticarevolución, a todos los niveles, sin parangón, en toda la historiade la civilización humana. Una revolución de tan profundo caladoque conlleva unas implicaciones tan profundas que jamás podríamoscalibrar en toda su magnitud. Esa es la cuestión.

Conclusión

Estelibro es fruto de una ardua, meditada y profunda investigaciónperiodística de aproximadamente 5 años sobre el objeto arqueológicomás estudiado de toda la historia de la humanidad. Para su escriturase tomaron en cuenta: 30 páginas web de Internet, 5 libros, 7documentales audiovisuales, 6 programas radiofónicos y 28diapositivas. En conjunto, constituye un cuadro impresionante sobreel objeto de cultura más sorprendente, estudiado, enigmático ycontrovertido de toda la historia de la civilización occidental: laSábana Santa de Turín. 

BOOK (AUTHOR: LLISES FOREST)

SANTASÍNDONE DE TURÍN

LAPRUEBA HISTÓRICA, ARQUEOLÓGICA Y CIENTÍFICA DE LA RESURRECCIÓNDE JESUS DE NAZARET-

JESÚSFRAGA CID



Prólogo

Enel año 1988 tres prestigiosos laboratorios de Oxford, Zúrich yArizona (supervisión del Museo Británico de Londres) concluyeron,de manera sorprendente e inesperada, mediante el análisis delcarbono 14 realizado en trozos marginales de la Sábana Santa, que lafecha de elaboración del lienzo de Turín se situaba entre los años1.260 y 1.390 (Edad Medieval), con un grado de fiabilidad del 95 %(Nature, 1989). Fue por aquel entonces el portavoz de la Santa Sede(Vaticano), el cardenal Anastasio Ballestrero quien hizo público susresultados en una rueda de prensa, que suscitó el interés de todoslos medios de comunicación del mundo, y que enseguida dio la vueltaa todo el planeta. La expectación e impacto de la noticia fue tal,que toda la prensa mundial, sobre todo de corte sensacionalista, sehizo eco de la noticia, acaparando primeras planas en los periódicosy en los titulares de los informativos de televisión de todo elmundo, sobre todo en Occidente. Nunca una noticia de tan profundocalado había despertado tanto interés y provocaría tal revuelo. Alconocerse los resultados de la datación se produjo un estado “shock”mundial, especialmente entre los más de mil millones de católicosque hay alrededor del planeta. Dicha noticia no solo supuso un duromazazo a la sensibilidad de los creyentes, sino que hizo tambalearlos firmes cimientos de la Iglesia Católica. La Sábana Santa deTurín para los cristianos representaba la prueba histórica ycientífica de la resurrección de Jesús de Nazaret. Pero, elcarbono 14 no dio margen, al menos aparentemente, para la duda: laSábana de Turín nunca cubrió el cuerpo sin vida de Jesucristo.Muchos creyentes vieron el dictamen del carbono 14 como el derrumbede un mito, la Resurrección de Nuestro Salvador, que había sido lafuente de esperanza, alivio y consuelo durante muchos siglos. A pesarde que tradición cristiana atribuía la identidad de la Imagen delienzo de Turín a Cristo, el carbono 14 lo desmintió. Resultairónico que el propio Vaticano recusó los resultados de la pruebadel radiocarbono al considerarlos como “extraños”. En todo caso,el Vaticano aceptó finalmente los resultados del carbono 14,actuando con total neutralidad, otorgando plena libertad a loscientíficos y permitiendo, en honor a la Verdad, ulterioresinvestigaciones científicas. Igualmente, permitió la ostensión yveneración de los fieles del Santo Lienzo, apelando al valorsimbólico de la Imagen, al ser un fiel reflejo de los Evangelios,como si se tratara de un icono de Cristo.

Losresultados de la datación por radiocarbono también provocaron unaconmoción a la comunidad científica, que previamente habíademostrado su autenticidad. Sin embargo, había una cuestión defondo de enorme trascendencia que fue foco de debate científico,filosófico, religioso, mediático, académico, cultural y socialdurante más de 100 años: ¿cuál fue el mecanismo de transferenciade la Imagen en el Santo Sudario de Turín y que el C-14 no explicó?

LaSábana Santa de Turín es una tela de lino amarillento de formarectangular que mide 4, 41 metros de largo y 1, 13 de ancho, cuyopeso alcanza 1420 gramos, elaborada en forma de espina de pez, y enél aparece la impronta de un “hombre” entero desnudo, tantofrontal como dorsalmente, que sufrió el mismo martirio de la Pasión,Crucifixión, Muerte y Resurrección que Jesús de Nazaret. Los datosanatómico-forenses probaron que el “hombre” del lienzo sufriótodo tipo de torturas: en la impronta aparecen grabadas las huellasde la flagelación provocada por un objeto de tortura romano, lacorona de espinas en forma de casco, la lanzada en el costadoderecho, golpes en todo el cuerpo y en rostro, heridas en lasmuñecas, hombros y en los pies debido al rigor mortis de lacrucifixión, etc. También se encontraron huellas de dos monedasromanas datadas en el siglo I, polen de plantas desaparecidas delárea de Palestina, Mar Muerto y Jerusalén, huellas de sangre delgrupo AB, etc.

Elprimer dato histórico oficial sobre el origen de la Sábana Santadata del año 1.355 en Lirey (Francia). No obstante, se puedeatribuir una antigüedad mayor de este lienzo. Existen registroshistóricos de que la Sábana de Turín, antiguamente llamadoMandylion, estuvo expuesta para la veneración de los fieles enConstantinopla, hacia el año 944. Existen, además, crónicas,leyendas, manuscritos, testamentos, iconografías, memorandums queremontan la fecha de origen de lienzo de Turín al siglo I de nuestraera.

LaSanta Síndone de Turín es el único objeto arqueológico en elmundo en la que aparece la impronta de un “hombre” entero,frontal y dorsalmente, en negativo fotográfico y en imágenestridimensionales perfectas. Para más sangría, en la huella delSudario aparecen reflejadas estructuras internas del cuerpo, como sise tratara de una placa de rayos X.

Elinicio de estudio científico de la Sábana de Turín data de 1898,cuando el abogado y fotógrafo amateur, Secondo Pía, realizó unamuestras fotografiadas del lienzo que posteriormente saldríanreveladas en unas placas fotográficas. La sorpresa de este fotógrafofue mayúscula cuando descubrió que la Imagen del Sudario estabagrabada en negativo fotográfico y lo que descubrió en sus placasfotográficas fue el positivo, pudiendo contemplar por primera vez enla historia el verdadero autorretrato de Jesucristo. Estedescubrimiento creó un profundo revuelo en la sociedad de aquellaépoca. Desde entonces, han sido más de 100 años de investigacióncientífica con el objetivo primordial de descubrir el proceso deformación de la Imagen en la Síndone. En todo ese tiempo, la SábanaSanta se había convertido en el objeto histórico, arqueológico,religioso y a la vez científico más estudiado de toda la historiade la humanidad. Un grupo internacional multidisciplinar decientíficos ortodoxos (médicos forenses, hematólogos, patólogos,traumatólogos, internistas, físicos, arqueólogos, biofísicos,bioquímicos, fotógrafos, palinólogos, botánicos, antropólogosforenses, paleógrafos, etc.) de la Academia de Ciencias de Paris,del Centro Internacional de Sindonología, del STURP, de la NASA, delAMSTAR y de la ENEA han investigado de primera mano el lienzo deTurín llegando, por caminos separados, a la misma conclusión: nohay ninguna técnica humana posible para reproducir artificial onaturalmente la Imagen. Es más, no se conoce ningún mecanismonatural que diera lugar a la aparición de dicha Imagen con esetamaño impregnada en una tela. Por lo tanto, después de más de 100de investigación científica, sólo hay un hecho científicoirrefutable: el origen de la Imagen que aparece estampada en laSábana Santa de Turín constituye un verdadero misterio bajo elescrutinio de la ciencia oficial. Esto supuso un auténtico dilemapara todos los científicos a lo largo de muchas generaciones. Lo queestá claro es que casi todos los científicos que se involucraron eneste proyecto determinaron la autenticidad de la Sábana Santa deTurín. Esto equivale a que la Sábana Santa de Turín es del siglo Iy pudo haber cubierto el cuerpo sin vida de Jesús de Nazaret en elsepulcro.

LaSábana Santa acaparó un interés inaudito, no sólo por parte decientíficos, sino de historiadores, teólogos, filósofos,académicos, catedráticos, sociólogos, periodistas, escritores,artistas, etc. Existe una amplia bibliografía, como los demuestranla gran cantidad de publicaciones editoriales relacionadas con eselienzo. El interés por el Sudario de Turín fue tal, que más de1.000 artículos científicos fueron publicados en todo ese tiempo enque este singular objeto arqueológico fue motivo de investigación.Por otro lado, la Sábana Santa generó un interés mediático sinprecedentes en diferentes medios (prensa escrita, Internet,televisión, cine, literatura, etc.).

Enlos últimos 100 años se vino celebrando Simposios y Congresoscientíficos internacionales sobre la Sábana Santa en diferentespartes del mundo para dar a conocer los resultados de la ciencia.Como informé al principio, en 1988 la prueba de datación medianteel carbono 14 había refutado la autenticidad del manto sagrado. Sinembargo, dichos resultados fuero objeto de discusión y decontroversia científica desde un principio, siendo invalidada laprueba del carbono 14 en el Simposio Internacional de Roma. Larazones por las cuales se desestimaron los resultados delradiocarbono fue debido a que los muestras tomadas para larealización de los test por C-14 estaban altamente contaminadas poragentes bacteriológicos. Además, la Sábana Santa estuvo expuesta aaltas temperaturas debido a dos incendios que afectaron a laestructura molecular del lienzo. Por lo tanto, las contaminaciones deorigen microbiológico (bacteriano) y químico (por dos incendios quesufrió) pusieron en entredicho los resultados de la datación.Además, existe otro factor de enorme trascendencia apoyada por casitoda la comunidad científica: la radiación que emanó del cuerpodel “hombre” del lienzo cuando estaba en posición de ingravidez(paralelo a la gravedad). Este último factor sería más quesuficiente para invalidar por sí mismo la prueba isotópica delcarbono 14. Por lo tanto, las contaminaciones de origenmicrobiológico, químico y radiactivo adulteraron los resultados dedatación, siendo finalmente desestimada por la comunidad científica.Por si fuera poco, el proceso de datación incurrió en una serie deirregularidades metodológicas y protocolarias, haciendo perder todacredibilidad y valor a esa prueba. Una prueba que contradecía losresultados de otras muchas pruebas de diversas disciplinas que enconjunto se habían decantado por la autenticidad del lienzo deTurín.

Todoslos intentos humanos posibles para reproducir la Imagen de SantaSíndone con sus propiedades físico-químicas han sido un auténticofracaso. En este sentido, no existe ningún método conocido parareproducir la misma Imagen en cualquier tipo de tela. Una Imagen queplantea una cuestión teológica de fondo. Si el “hombre” delSudario es Jesús Nazaret constituiría la prueba científica ehistórica de la Resurrección. Dicha prueba científica e históricasería una auténtica amenaza global a la visión naturalista delmundo, de la cual se encuentra parapetada la ciencia oficial. Endefinitiva, eso sería ni más ni menos que una auténticarevolución, a todos los niveles, sin parangón, en toda la historiade la civilización humana. Una revolución de tan profundo caladoque conlleva unas implicaciones tan profundas que jamás podríamoscalibrar en toda su magnitud. Esa es la cuestión.

Conclusión

Estelibro es fruto de una ardua, meditada y profunda investigaciónperiodística de aproximadamente 5 años sobre el objeto arqueológicomás estudiado de toda la historia de la humanidad. Para su escriturase tomaron en cuenta: 30 páginas web de Internet, 5 libros, 7documentales audiovisuales, 6 programas radiofónicos y 28diapositivas. En conjunto, constituye un cuadro impresionante sobreel objeto de cultura más sorprendente, estudiado, enigmático ycontrovertido de toda la historia de la civilización occidental: laSábana Santa de Turín. 

BOOK (AUTHOR: LLISES FOREST)

SANTASÍNDONE DE TURÍN

LAPRUEBA HISTÓRICA, ARQUEOLÓGICA Y CIENTÍFICA DE LA RESURRECCIÓNDE JESUS DE NAZARET-

JESÚSFRAGA CID



Prólogo

Enel año 1988 tres prestigiosos laboratorios de Oxford, Zúrich yArizona (supervisión del Museo Británico de Londres) concluyeron,de manera sorprendente e inesperada, mediante el análisis delcarbono 14 realizado en trozos marginales de la Sábana Santa, que lafecha de elaboración del lienzo de Turín se situaba entre los años1.260 y 1.390 (Edad Medieval), con un grado de fiabilidad del 95 %(Nature, 1989). Fue por aquel entonces el portavoz de la Santa Sede(Vaticano), el cardenal Anastasio Ballestrero quien hizo público susresultados en una rueda de prensa, que suscitó el interés de todoslos medios de comunicación del mundo, y que enseguida dio la vueltaa todo el planeta. La expectación e impacto de la noticia fue tal,que toda la prensa mundial, sobre todo de corte sensacionalista, sehizo eco de la noticia, acaparando primeras planas en los periódicosy en los titulares de los informativos de televisión de todo elmundo, sobre todo en Occidente. Nunca una noticia de tan profundocalado había despertado tanto interés y provocaría tal revuelo. Alconocerse los resultados de la datación se produjo un estado “shock”mundial, especialmente entre los más de mil millones de católicosque hay alrededor del planeta. Dicha noticia no solo supuso un duromazazo a la sensibilidad de los creyentes, sino que hizo tambalearlos firmes cimientos de la Iglesia Católica. La Sábana Santa deTurín para los cristianos representaba la prueba histórica ycientífica de la resurrección de Jesús de Nazaret. Pero, elcarbono 14 no dio margen, al menos aparentemente, para la duda: laSábana de Turín nunca cubrió el cuerpo sin vida de Jesucristo.Muchos creyentes vieron el dictamen del carbono 14 como el derrumbede un mito, la Resurrección de Nuestro Salvador, que había sido lafuente de esperanza, alivio y consuelo durante muchos siglos. A pesarde que tradición cristiana atribuía la identidad de la Imagen delienzo de Turín a Cristo, el carbono 14 lo desmintió. Resultairónico que el propio Vaticano recusó los resultados de la pruebadel radiocarbono al considerarlos como “extraños”. En todo caso,el Vaticano aceptó finalmente los resultados del carbono 14,actuando con total neutralidad, otorgando plena libertad a loscientíficos y permitiendo, en honor a la Verdad, ulterioresinvestigaciones científicas. Igualmente, permitió la ostensión yveneración de los fieles del Santo Lienzo, apelando al valorsimbólico de la Imagen, al ser un fiel reflejo de los Evangelios,como si se tratara de un icono de Cristo.

Losresultados de la datación por radiocarbono también provocaron unaconmoción a la comunidad científica, que previamente habíademostrado su autenticidad. Sin embargo, había una cuestión defondo de enorme trascendencia que fue foco de debate científico,filosófico, religioso, mediático, académico, cultural y socialdurante más de 100 años: ¿cuál fue el mecanismo de transferenciade la Imagen en el Santo Sudario de Turín y que el C-14 no explicó?

LaSábana Santa de Turín es una tela de lino amarillento de formarectangular que mide 4, 41 metros de largo y 1, 13 de ancho, cuyopeso alcanza 1420 gramos, elaborada en forma de espina de pez, y enél aparece la impronta de un “hombre” entero desnudo, tantofrontal como dorsalmente, que sufrió el mismo martirio de la Pasión,Crucifixión, Muerte y Resurrección que Jesús de Nazaret. Los datosanatómico-forenses probaron que el “hombre” del lienzo sufriótodo tipo de torturas: en la impronta aparecen grabadas las huellasde la flagelación provocada por un objeto de tortura romano, lacorona de espinas en forma de casco, la lanzada en el costadoderecho, golpes en todo el cuerpo y en rostro, heridas en lasmuñecas, hombros y en los pies debido al rigor mortis de lacrucifixión, etc. También se encontraron huellas de dos monedasromanas datadas en el siglo I, polen de plantas desaparecidas delárea de Palestina, Mar Muerto y Jerusalén, huellas de sangre delgrupo AB, etc.

Elprimer dato histórico oficial sobre el origen de la Sábana Santadata del año 1.355 en Lirey (Francia). No obstante, se puedeatribuir una antigüedad mayor de este lienzo. Existen registroshistóricos de que la Sábana de Turín, antiguamente llamadoMandylion, estuvo expuesta para la veneración de los fieles enConstantinopla, hacia el año 944. Existen, además, crónicas,leyendas, manuscritos, testamentos, iconografías, memorandums queremontan la fecha de origen de lienzo de Turín al siglo I de nuestraera.

LaSanta Síndone de Turín es el único objeto arqueológico en elmundo en la que aparece la impronta de un “hombre” entero,frontal y dorsalmente, en negativo fotográfico y en imágenestridimensionales perfectas. Para más sangría, en la huella delSudario aparecen reflejadas estructuras internas del cuerpo, como sise tratara de una placa de rayos X.

Elinicio de estudio científico de la Sábana de Turín data de 1898,cuando el abogado y fotógrafo amateur, Secondo Pía, realizó unamuestras fotografiadas del lienzo que posteriormente saldríanreveladas en unas placas fotográficas. La sorpresa de este fotógrafofue mayúscula cuando descubrió que la Imagen del Sudario estabagrabada en negativo fotográfico y lo que descubrió en sus placasfotográficas fue el positivo, pudiendo contemplar por primera vez enla historia el verdadero autorretrato de Jesucristo. Estedescubrimiento creó un profundo revuelo en la sociedad de aquellaépoca. Desde entonces, han sido más de 100 años de investigacióncientífica con el objetivo primordial de descubrir el proceso deformación de la Imagen en la Síndone. En todo ese tiempo, la SábanaSanta se había convertido en el objeto histórico, arqueológico,religioso y a la vez científico más estudiado de toda la historiade la humanidad. Un grupo internacional multidisciplinar decientíficos ortodoxos (médicos forenses, hematólogos, patólogos,traumatólogos, internistas, físicos, arqueólogos, biofísicos,bioquímicos, fotógrafos, palinólogos, botánicos, antropólogosforenses, paleógrafos, etc.) de la Academia de Ciencias de Paris,del Centro Internacional de Sindonología, del STURP, de la NASA, delAMSTAR y de la ENEA han investigado de primera mano el lienzo deTurín llegando, por caminos separados, a la misma conclusión: nohay ninguna técnica humana posible para reproducir artificial onaturalmente la Imagen. Es más, no se conoce ningún mecanismonatural que diera lugar a la aparición de dicha Imagen con esetamaño impregnada en una tela. Por lo tanto, después de más de 100de investigación científica, sólo hay un hecho científicoirrefutable: el origen de la Imagen que aparece estampada en laSábana Santa de Turín constituye un verdadero misterio bajo elescrutinio de la ciencia oficial. Esto supuso un auténtico dilemapara todos los científicos a lo largo de muchas generaciones. Lo queestá claro es que casi todos los científicos que se involucraron eneste proyecto determinaron la autenticidad de la Sábana Santa deTurín. Esto equivale a que la Sábana Santa de Turín es del siglo Iy pudo haber cubierto el cuerpo sin vida de Jesús de Nazaret en elsepulcro.

LaSábana Santa acaparó un interés inaudito, no sólo por parte decientíficos, sino de historiadores, teólogos, filósofos,académicos, catedráticos, sociólogos, periodistas, escritores,artistas, etc. Existe una amplia bibliografía, como los demuestranla gran cantidad de publicaciones editoriales relacionadas con eselienzo. El interés por el Sudario de Turín fue tal, que más de1.000 artículos científicos fueron publicados en todo ese tiempo enque este singular objeto arqueológico fue motivo de investigación.Por otro lado, la Sábana Santa generó un interés mediático sinprecedentes en diferentes medios (prensa escrita, Internet,televisión, cine, literatura, etc.).

Enlos últimos 100 años se vino celebrando Simposios y Congresoscientíficos internacionales sobre la Sábana Santa en diferentespartes del mundo para dar a conocer los resultados de la ciencia.Como informé al principio, en 1988 la prueba de datación medianteel carbono 14 había refutado la autenticidad del manto sagrado. Sinembargo, dichos resultados fuero objeto de discusión y decontroversia científica desde un principio, siendo invalidada laprueba del carbono 14 en el Simposio Internacional de Roma. Larazones por las cuales se desestimaron los resultados delradiocarbono fue debido a que los muestras tomadas para larealización de los test por C-14 estaban altamente contaminadas poragentes bacteriológicos. Además, la Sábana Santa estuvo expuesta aaltas temperaturas debido a dos incendios que afectaron a laestructura molecular del lienzo. Por lo tanto, las contaminaciones deorigen microbiológico (bacteriano) y químico (por dos incendios quesufrió) pusieron en entredicho los resultados de la datación.Además, existe otro factor de enorme trascendencia apoyada por casitoda la comunidad científica: la radiación que emanó del cuerpodel “hombre” del lienzo cuando estaba en posición de ingravidez(paralelo a la gravedad). Este último factor sería más quesuficiente para invalidar por sí mismo la prueba isotópica delcarbono 14. Por lo tanto, las contaminaciones de origenmicrobiológico, químico y radiactivo adulteraron los resultados dedatación, siendo finalmente desestimada por la comunidad científica.Por si fuera poco, el proceso de datación incurrió en una serie deirregularidades metodológicas y protocolarias, haciendo perder todacredibilidad y valor a esa prueba. Una prueba que contradecía losresultados de otras muchas pruebas de diversas disciplinas que enconjunto se habían decantado por la autenticidad del lienzo deTurín.

Todoslos intentos humanos posibles para reproducir la Imagen de SantaSíndone con sus propiedades físico-químicas han sido un auténticofracaso. En este sentido, no existe ningún método conocido parareproducir la misma Imagen en cualquier tipo de tela. Una Imagen queplantea una cuestión teológica de fondo. Si el “hombre” delSudario es Jesús Nazaret constituiría la prueba científica ehistórica de la Resurrección. Dicha prueba científica e históricasería una auténtica amenaza global a la visión naturalista delmundo, de la cual se encuentra parapetada la ciencia oficial. Endefinitiva, eso sería ni más ni menos que una auténticarevolución, a todos los niveles, sin parangón, en toda la historiade la civilización humana. Una revolución de tan profundo caladoque conlleva unas implicaciones tan profundas que jamás podríamoscalibrar en toda su magnitud. Esa es la cuestión.

Conclusión

Estelibro es fruto de una ardua, meditada y profunda investigaciónperiodística de aproximadamente 5 años sobre el objeto arqueológicomás estudiado de toda la historia de la humanidad. Para su escriturase tomaron en cuenta: 30 páginas web de Internet, 5 libros, 7documentales audiovisuales, 6 programas radiofónicos y 28diapositivas. En conjunto, constituye un cuadro impresionante sobreel objeto de cultura más sorprendente, estudiado, enigmático ycontrovertido de toda la historia de la civilización occidental: laSábana Santa de Turín.